Amellie y las flores de cristal





Amellie parece una niña normal de 7 años, va a la escuela,  le encanta jugar con sus amigas y se entretiene mucho con su  hermana, jazz.
No le gusta dormir, bueno, como a todos los niños del mundo… parece una niña cualquiera pero Amellie tiene un secreto… algo que ni sus padres saben, solo su hermana pequeña.
¡Tiene súper poderes!
¡Si, ella es una súper niña!, puede volar, tiene súper fuerza y además puede hacer aparecer pasteles solo con pensarlo.
Una noche, Amellie estaba durmiendo, y en sus sueños apareció un hada de cristal, muy hermosa y llena de brillos que encandilaban sus ojos, pero no se veía feliz, algo le pasaba.


-          ¿Qué pasa hada de cristal? ¿Porque estas tan triste?

-          Lo que pasa es que han desaparecido  las flores de cristal de mi planeta, sin ellas mi mundo perderá su magia y desapareceremos. – contó el hada con voz temblorosa

-          ¡Pero yo puedo ayudarte! – dijo nuestra amiga

-          ¿en serio? ¿Cómo?

-          Mañana no tengo clases y mis padres dormirán todo el día porque están cansados, así que mañana voy a tu planeta y las buscamos

-          ¡Genial, eres maravillosa Súper Niña!

Y así fue… al otro día,- luego de conversar con su hermana jazz para que la cubriera por si sus padres despertaban-, ella tomo su capa y voló hacia el planeta del hada de cristal.

Cuando llegó, vio a muchas hadas, todas muy tristes sentadas lamentándose porque no estaban las flores de cristal, miraban a  una enorme y pesada  roca en  donde estaban las flores por última vez.
Amellie, sorprendida con tanta pena, dijo fuerte y firme:


-          ¡¿Acaso llorando y lamentadose van a aparecer las flores de cristal?! ¡Pues no! Hay que buscar, y necesitare de su ayuda!


Las hadas, sintieron esperanza por primera vez  y después de secarse las lágrimas comenzaron a buscar.
Escudriñaron en cada rincón, en los árboles, en el palacio,  en las patas de su gato gigante, llamado bolón de nieve, pero no estaban las flores, es como si se hubiesen esfumado.
La Súper Niña, miro con detención y curiosidad la gran roca, se chocó las palmas como en un aplauso y gritó:

-¡AHHHHHH!!!!! ¡¡¡¡SUPER FUERZA VEN A MI!!!!!
¡Y de un solo esfuerzo la movió!
Para sorpresa de las hadas, ahí estaban las flores de cristal. Nuestras amiguitas estaban  muy felices, brincaban y bailaban llenas de alegría.
Amellie, en tono de broma, les dijo:

-¿Acaso tienen ojos de lana?

-¿ojos de lana? ¿Cómo es eso?

-Pues, como los peluches, tienen ojos, pero no ven, las flores estaban más cerca de lo que pensaban

Las hadas la miraron y junto con la súper niña se largaron a reír.
Estaban todas muy contentas, y fue ahí cuando nuestra salvadora amiga utilizó su otro súper poder

-¡Pasteles para todas! -gritó

Como por arte de magia cientos de pasteles de todo tipo aparecieron, y comenzaron a comer hasta que sus pequeñas panzas no pudieron más.
Para cuando volvió a su casa -feliz por su misión exitosa-, sus padres seguían dormidos, jazz le comento que solo habían despertado para tomar agua.
Quizás te preguntes: ¿Y jazz se quedó sola?... pues no, ella también tiene un secreto que ya te contaremos más adelante… fin

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado, y mami  esperará un momento para contarte otro cuento.

Autor: Joel Romero
Fecha: 06/07/2017


¿Te gusto el Audio-Cuento? Si te gusta compártelo con tus amigos, ayúdanos a llegar a más personas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario