Leyenda Trentren-Vilu CaiCai-Vilu







Cuenta la leyenda que hace miles de años Chiloé formaba parte del continente.


Un día apareció el espíritu de las aguas, el cual tenía forma de culebra… su nombre: Caicai Vilu.


El espíritu estaba enojado con los hombres que habitaban la tierra por lo descuidados que habían sido con el mar, y quería destruirla.


Caicai Vilu ordenó el ascenso de las aguas para que se ahogaran las personas que allí vivían, ocasionando con ello la inundación de las tierras bajas, valles y colinas.





Pero fueron muchos las que lograron huir a los cerros y montañas más altas para impedir que el agua las alcanzara.


Los habitantes, al ver lo que ocurría con aquel espíritu, desesperados clamaron por la presencia del gran espíritu protector, que era el único que podría hacer algo para salvarlos de tanto peligro.


Una noche de luna, elevaron canticos y promesas, suplicas y lamentos.


Las suplicas de estas personas buenas y trabajadoras, que pedían por su salvación, lograron despertar a Trentren Vilu, quien dormía en sus entrañas de la tierra, y quien no dudo en ir en su ayuda.


Cuando las aguas cubrían gran parte de la tierra, se presentó este espíritu protector –Trentren Vilu- también en forma de culebra, originado con su presencia el inicio de una larga batalla, ya que ambas culebras se enfrentaron en un gran duelo.


La lucha entre estas dos fuerzas contrarias; el bien y el mal fue ardua y penosa.


Golpeaban sus colas con gran violencia, lo que provocaba terribles temblores que afectaban a los habitantes de la tierra.


Muchos de ellos caían a las aguas que cubrían los valles, sin poder encontrar de dónde agarrarse, pues el aliento de estas dos culebras provocaba grandes tornados de viento, que arrasaban, en algunos lugares, toda la vegetación.






Trentren Vilu, para tratar de salvar a los pobladores que caían a las aguas, los transformaba en hermosos peces o en piedras, y Caicai Vilu, con mucha furia, trataba de elevar cada vez el nivel de las aguas. Trentren Vilu hacia subir el nivel de las tierras casi hasta la altura del sol para impedir así que los hombres murieran ahogados.


Después de largos años de batalla, durante las cuales ninguna de las dos fuerzas enemigas demostraba clara supremacía, Trentren Vilu, muy cansado, logró, sin embargo, vencer a su adversario clavándole sus afilados colmillos en la cabeza.


Pero Caicai Vilu, furioso al verse derrotado, antes de hundirse en el mar levanto su gran cola y golpeo la tierra, haciendo que estas partiera en decenas de pedazos que quedaron flotando sobre las tranquilas aguas.


Lo que había sido el campo de batalla de las dos culebras nunca más recupero sus antiguos limites, ya que lo valles quedaron para siempre convertidos en un gran golfo y los cerros en islas.


Antes de que Trentren Vilu regresara a las profundidades de la tierra, trató de transformar a los peces y piedras que estaban en el fondo del mar, nuevamente en seres humanos, pero no lo logró.





De todas maneras, les hizo la promesa de que siempre los protegería.






++++++++++++++++++++FIN+++++++++++++++++++++++++++


Y colorín colorado, esta leyenda se ha terminado, y esperaremos un momento, para escuchar el siguiente cuento.

Recuerda compartir esta leyenda en tus redes favoritas.
A continuación, te dejamos mas cuentos infantiles:


2 comentarios:

  1. Tenéis un estupendo blog que me alegro de conocer. Gracias por pasar por el mío, es un placer teneros por allí.

    Me gusta que además de la letra ofrezcáis un vídeo, es una idea fantástica.

    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Blanca! gracias por visitar mi blog. Un abrazo y mucho éxito!

      Eliminar