cuentos para niñas, Angela, la princesa pies de semillas


Ángela, la princesa pies de semillas




¿Sabías que muy al este de nuestro planeta existe un pequeño Reino llamado Catutis…? En donde vive una pequeña princesa, la famosa “Ángela Pies de Semilla”… ¿No? ¿Estás seguro?

Bueno, entonces  te contaremos una pequeña historia, la que cada cierto tiempo es recitaba en todos los rincones del pueblo, con la cual nadie puede evitar maravillarse por la bravura e inteligencia de la Princesa.

La pequeña niña nació con un increíble don que le fue regalado por Magna Mater, La Diosa de la tierra, un don con el que cada vez que se encuentra descalza y pisa el suelo, de sus blancos pies caen mágicas semillas, las que a los pocos segundos germinan y se convierten en hermosas plantas y árboles.


Sus padres, el rey Nauj y la reina Anitac, querían evitar que su gracia pudiese dañar a las demás personas, por lo cual contrataron los servicios del mejor zapatero del mundo,  Marco Antonio Zapatito, un hábil señor que fabricaba calzados a los reyes y reinas más importantes.

 Él diseñaría  unos zapatos con dos características muy especiales: la primera: Debían ser muy hermosos, con estrellas y brillos de todos los colores, y la segunda, y más importante característica, es que estos debían estirarse y adaptarse a sus pies  cada vez quede la pequeña cada vez que estos cambiasen de tamaño.

Gracias al gran trabajo Marco Antonio Zapatito, ella  pudo crecer como una niña normal, con su familia y amigos, asistir a la escuela diariamente sin dañar ninguna casa ni aposento alguno.
Catutis es una pequeña ciudad con 299 aldeanos, entre hombres, mujeres, niños, y niñas además de 18 enormes perros y 6 gatos salvajes.
Las montañas contaban con un enorme bosque, el que era conocido en todos lados por el hermoso verde que emanaba del lugar y la gran cantidad de animales salvajes que Vivian allí.

Lo que nadie sabía, era que justo en el corazón del bosque habitaba una malvada bruja… Juanete. A ella no le gustaba la naturaleza, y a propósito dejo de lavar sus pies por muchos años, tan sucios quedaron que el olor que emanaban era tan fuerte que a toda la naturaleza le pasaba algo malo, los animales corrían despavoridos, los arboles botaban cada una de sus hojas, pero quienes más sufrían eran las pequeñas plantas, puesto que ellas se tornaban de un color negro, como si de un delgado carbón se tratase.
Esta hechicera despertaba todas las mañanas a las 5:00 de la madrugada, puntual para salir a caminar y ennegrecer el bosque.

-         Muy malos días naturaleza, estoy lista para salir a secar y alejar animales…. ¡soy tan malvada!

Repetía día tras otro, antes de abrir la puerta e iniciar su egoísta caminata.

Un día de septiembre, la princesa Ángela paseaba con su fiel amigo, Jirafin, una exótica jirafa que servía a nuestra amiga tal cual como si de un caballo se tratase. Cuando de pronto de entre medio de los arboles un sucio conejo salió corriendo despavorido… tan asustado estaba que chocó de frente con nuestros amigos.

La niña inmediatamente tomó al pequeño animal en sus brazos y le preguntó:

-         ¿Qué pasa pequeño amigo? ¿Por qué estás tan asustado?

-         Princesa, tiene que ayudarnos, la bruja Juanete esta cada día avanzando más y más, sus fétidos pies cada día nos están dejando con menos espacio para vivir y comer. ¡ayúdenos princesa!

-         ¿¡Juanete!?... ¡Pensé que era solo una leyenda!

-         No princesa, yo mismo he tenido que salir corriendo 3 veces para no desmayar por el olor.

La princesita y  Jirafin se miraron, de inmediato supieron lo que tenían que hacer.
Dejaron al pequeño conejito al cuidado de  Rebecka, su prima y mejor amiga, en quien confiaba ciegamente,  y luego comenzaron su travesía con la intención de detener a quien tanto daño causaba.

Al poco andar notaron que el color comenzó a cambiar de verde a negro… eso no era bueno.

-         Princesa, es hora de que se quite los zapatos y vuelva a la vida a las pequeñas plantas y árboles, ellos nos ayudarán a limpiar el aire para que sigamos adelante.

La niña lo dudó un momento, pues únicamente de descalzaba para lavar sus pies, pero rápidamente entendió que esta era una emergencia y procedió con su deber.

Al momento de poner sus pies en la maltratada tierra, semillas de distintas especies comenzaron a salir y de a poco la naturaleza repoblaba campos y senderos.

Siguieron caminando, aunque cada vez con mayor dificultad, puesto que  el olor se hacía cada vez más fuerte.

Unas pequeñas mariposas – agradecidas por lo que estaban haciendo-  se posaron en sus narices y aleteaban para intentar alejar el mal olor.

Llegaron a un punto en que a pesar de que las semillas brotaban, tan rápido como lo hacían se convertían en carbón… no había duda, ¡estaban cerca de la casa de Juanete!

Se asomaron en medio de unos secos árboles y ahí la vieron, en su casa, comiendo piedras y carbones.
-         Mmmm ¡que delicia! Exclamaba exaltada con cada duro bocado.


Muchos animales habían comenzado a seguir a Ángela y su amigo… estaban listos y  dispuestos a ayudar.

Se reunieron todos y comenzaron a elaborar un plan, luego de unos minutos, pusieron manos a la obra.

La niña se acercó lo que más pudo a la casa y desde ese punto comenzó a lanzar piedra tras piedra  a la puerta de la casa de la bruja.

Juanete salió furiosa a ver quién osaba interrumpir su descanso.

-         Tienes que lavar tus pies, si sigues así, no habrá naturaleza.

-         ¿Sí?... Que bueno, ese es mi plan.

-         ¡Te lo ordeno!

-         Nadie me ordena nada, no puedes acercarte y seguiré todos los días hasta que el mundo sea negro completamente.

A pesar de que no era la respuesta que esperaban, sabían que era muy probable esa actitud, por lo que activaron el plan B… Serpientes se lanzaron raudas a sus manos y pies y la afirmaron fuertemente.

La mala hechicera en la lucha por desatarse cayó al suelo.

-         ¡Rápido, no podré soportar mucho tiempo! Cof cof! Ahhhhgggg… gritaban asqueadas las serpientes que sujetaban las piernas.


De inmediato las aves comenzaron a lanzar agua desde el cielo a los pies de Juanete, y pequeños gusanos masajeaban para limpiarlos profundamente.

A los pocos minutos el aire se sentía más limpio, su plan era exitoso.

Antes de soltarla, la princesa pies de semilla tomó sus zapatos y los colocó en los pies de la bruja.

-         Es un regalo para ti, te serán útiles

-         ¡Nooooooo! ¡Mis pies! ¡Mira lo que hiciste! ¡mira mis pies! ¡mis zapa…. Mis zapa…. Vaya que son lindos!

La bruja no podía para de mirar lo preciosos que eran.

Ahora las semillas saltaban de los pies de la pequeña y se convertían en robustos árboles y lindas plantas… a esta altura la bruja ya no era un peligro.

Jirafin y su amiga volvieron a casa. Sus padres volvieron a contactar a Marco Antonio Zapatito, quien le haría unas aún más hermosas sandalias.


¿Qué paso con la bruja?

A Juanete sigue sin gustarle la naturaleza, continúa queriendo ver el mundo negro, pero tiene una decisión muy difícil que hacer: Secar la naturaleza o quitarse esos lindos y maravillosos zapatos que tanto le gustan, y mientras no lo decida, plantas y animales pueden vivir tranquilos.

Todo el pueblo sabe que Ángela y Jirafin son valientes héroes, desde aquel día su historia no para de contarse y enorgullecer a todo quien los conoce.

Han pasado muchos años desde aquella aventura, y los dos valientes amigos caminan llevando sus mágicas semillas por ese y otros bosques… importantes reyes ruegan para que les ayude a repoblar con árboles en donde les haga falta, y ellos no dudan en hacerlo, pero saben que siempre deben estar atentos por si algún día la bruja Juanete cambia de opinión y vuelve a dañar al bosque.

 Sí eso pasa, ellos volverán a defender la naturaleza con todas sus fuerzas, ayudados por  los animales, bichitos, plantas y por supuesto los mágicos piececitos de “Ángela, la princesa Pies de Semilla”.

************************************FIN****************************************

¿Quieres descargar este cuento? Haz clic aquí  (formato pdf)

Comparte este cuento para ayudarnos a llegar a mas niños y niñas.

Siguenos en Facebook! https://www.facebook.com/misaudiocuentos/


Material con derechos reservados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario