Suscríbete a nuestro canal

Goos, la ballena que vivía en el mar, Leyenda Tehuelche


Cuenta una antigua leyenda tehuelche que hace muchos años atrás, la ballena, si, la ballena, la misma que hoy puedes ver enorme en el mar, antes vivía en la tierra, entre los seres humanos. Su nombre era Goos.

Las lágrimas de la luna, leyenda mapuche



Cuenta una vieja leyenda mapuche, que por mucho tiempo el sol (Antú) y la luna (Cuyén), estuvieron muy enamorados. Recorrían el cielo, sonrientes...  Miradas cómplices, sonrisas de amor iban y venían todo el día.

La leyenda del río hablador, leyenda del Perú



Hace mucho pero mucho tiempo, vivía en la cima celestial el dios Sol, conocido también
como Inti. Tenía como hijo a un joven de gran postura y sumamente bondadoso llamado
Rímac, quien de cuando en cuando bajaba al mundo de los humanos a contarles bellas
historias, por lo que era muy querido y reverenciado.

El misterio de las orejas del conejo, leyenda mexicana




Cuenta una vieja leyenda, que hace muchos años atrás, el conejo tenia las orejas cortas, tal cual como las tienen hoy en día los gatos.

Le gustaba caminar dando saltos por el bosque,  pero sentía que le algo le hacía falta, algo singular, alguna marca o pelaje que lo identificara como conejo.

Cuento, el conejo en la luna





Hace mucho tiempo no había astros en el cielo. 
Todo estaba oscuro. 
No existía el día. No había ni sol ni luna ni estrellas.

Entonces se reunieron los dioses en el lugar que se llama Teotihuacan
y dijeron:


Mama Rayguana







Mama Raiguana, era la diosa de la flora y la fauna.. Fue enviada por el dios wacracocha a esta tierra con una misión, ella debía abundar este planeta con alimentos y animales para que los hombres, mujeres, niños y pudieran vivir.

¿A qué sabe la luna?



Hacía mucho tiempo que los animales deseaban averiguar a qué sabía la luna. ¿Sería dulce o salada? Tan solo querían probar un pedacito.

 Por las noches, miraban ansiosos hacia el cielo. Se estiraban e intentaban cogerla, alargando el cuello, las piernas y los brazos, pero todo fue en vano, y ni el animal más grande pudo alcanzarla. 

Los colosos de Tierra del Fuego

    

Hoy te presentamos una leyenda Selknam, o Ona, sobre la creación del mundo.




Los Colosos de Tierra del Fuego



   Kenós era unenorme coloso de treinta y ocho metros, que pisó por primera vez el planeta cuando la tierra era tan joven, que sobre ella no existía nada más que una gran, inmensa y desolada pampa.

        Temaukel, su padre, y padre de todo el universo lo envió a dar forma y vida sobre la superficie del mundo. Al poco tiempo, comenzó a sentirse solo... necesitaba a alguien para compartir, entretenerse y acompañarse... es decir, necesitaba un amigo.