Suscríbete a nuestro canal

cuentos infantiles don colito

Bienvenidos, hoy les queremos presentar una linda historia que nos enseñara que el trabajo en equipo, - a pesar de que podamos tener intereses distintos- es muy beneficioso para todos.


Acompáñanos con este cuento, solo dale play, o lee, lo dejamos a tu elección.

Don Colito y el conejo Pattón.



En un pueblito bastante alejado, vivía Don Colito. Tenía a su haber, un gran terreno, muy fértil  que utilizaba generalmente para cultivar sus hortalizas y frutas favoritas.
Cierto día, se levantó cantando como siempre su canción favorita, una que hablaba acerca de cuando el amanecer se enamoró de la luna, … Con una pequeña pala al hombro fue raudo a comenzar la cosecha de las siempre deliciosas zanahorias,  hasta que le fue llamando la atención lo pequeñas que estaban saliendo…
-          ¡vaya vaya, creo que las descuide un poco!
Al acercarse para verlas  se percató de unas pequeñas  marcas de dientes en sus verduras favoritas…
-          ¡tomates saltarines!  ¡Esto no puede ser!  Exclamó.

Al mirar a lo lejos vio como un conejo, con la panza a punto de reventar, lo miraba con temor.
Cuando don Colito fue a ver lo que sucedía, este peludo amigo procedió a ocultarse bien al fondo de una cueva que había hecho en la tierra con sus propias garras.
-          Me las pagarás –Gritó a los 4 vientos-.
Esa noche no durmió pensando en  todo tipo de trampas, desde  jaulas, lazos, espanta roedores…incluso días después compró perros robots, pero estos solo se dedicaban a jugar entre ellos.
cuentos para niños

Una tarde, mientras se tomaba un rico brebaje preparado por su querida esposa, don Colito observó como el intrépido y orejón animal salía de su cueva para alimentarse en su huerta.
Intento no espantarlo, pues intentaba conocer su comportamiento.
Al siguiente día se ubicó en el mismo lugar y a la misma hora, y vio como una vez más unas orejas largas y puntiagudas salían de la cueva y se dirigían en dirección  a  unas hermosas lechugas, las que quedaron reducidas a la mitad en cosa de segundos.
-          ¡Así que sale todos los días a la misma hora! Jejeje… pensó mientras las ideas flotaban en su cabeza sobre como atraparlo.
Se consiguió unas grandes zanahorias con doña Gegi, - su hermana cascarrabias que cada vez que veía a un conejo salía persiguiéndolo por kilómetros-  y las metió en una pequeña jaula, dejándola cerca de la cueva del roedor.
A la mañana siguiente, lleno de alegría vio cómo su enemigo, entusiasmado por lo grandes y hermosas que eran las zanahorias, caía en la trampa sin mayor esfuerzo.

-          ¡Soy más listo que tú! – celebraba el viejo.

El conejito lo miraba desconsolado con sus  ojos largos y cabizbajos….


-          ¿Por qué me miras así?  Tú estabas robando mis verduras… deja de mirarme así….
¡Zanahorias saltarinas! Porque tengo que tener tan buen corazón
-          Pero si te libero seguirás comiéndote todo mi huerto… A ver, hagamos un trato, yo te doy de comer a ti y a tu familia, pero ustedes espantaran a las aves que vienen a comer semillas, además se comerán las malezas que crecen sin control… y por cierto, tu nombre será Pattón.

Pattón se puso muy contento, y, aunque no podía hablar, asintió con la cabeza.
Al momento de su liberación, corrió hacia su cueva, pero no escapaba, solo fue a buscar a su familia, su esposa y sus 17 hijos.

Desde aquel día, el y su familia, salen todas las mañanas y tardes a espantar a las aves, y a comer la mala hierba.

Don Colito cumple con su parte y alimenta a esa gran familia todos los días.

Con el tiempo, los pájaros tuvieron su oportunidad para hacer un trato con el dueño de casa, se les permitiría estar en la huerta a condición de que se comieran los bichitos que solían atacar a las plantas.

                Desde aquel momento, el granjero no necesito de químicos para producir grandes y sanas hortalizas, era la misma naturaleza quien se encargaba de todo.
Pattón, don Colito y las aves aprendieron que a pesar de las diferencias, siempre hay algo que nos une… que es mejor vivir en armonía, ayudándose entre todos, más felices y con mucha mas tranquilidad.



Y así, al cerrar este libro, te colocas tu pijama de ensueño, y sumergiéndote en tus sabanas de ilusiones, soñaras con hadas, magos y canciones.


********************FIN**********************



Y colorín colorado, este cuento ha terminado, y esperaremos un momento para leer el siguiente cuento.

MisAudioCuentos es una pagina de cuentos gratuita. Puedes contribuir a que sigamos creando mas cuentos y audio cuentos simplemente compartiendo esta página. ¡Gracias!


Te dejamos algunas recomendaciones:



No hay comentarios:

Publicar un comentario