El toro encantado, Leyendas peruanas

        
         Cuenta una antigua leyenda, que de las aguas de la laguna rasuhuillca, en Huanta, hace muchos siglos atrás, un enorme toro furioso salía de sus aguas, provocando inundaciones y daños a todo el pueblo.

El toro, negro, brillante y corpulento, luego de dejar al pueblo destruido, volvía cansado al fondo de la laguna.

Los habitantes de Huanta estaban cansados, y no sabían que hacer, hasta que cierto día, una anciana, sabiendo que le quedaban solo un par de años de vida, decidió sacrificarse para poder contener al animal.

Fua así, como la anciana, luego de un largo ritual, se lanzó junto con una enorme jaula de gruesos barrotes de fierro encantados, al fondo del lago.

Allí, lo encontró dormido, y como pudo, lo metió dentro de la jaula. Es la misma viejecita, quien vigilaba que no se escape.

El pueblo de Huanta vivía feliz, tranquilo, sabiendo que su peor enemigo vivía encerrado en lo más profundo del lago.

Sin embargo, esta historia no termina aquí…

Un día de invierno, cuando las lluvias azotaban con fiereza la tierra, un luminoso y brillante rayo cayó en la laguna de Rasuhuillca, dejando a la anciana ciega, solo por unos segundos.
Pero esos pocos segundos fueron suficientes para que el malvado toro le robara las llaves de su jaula, y volviera a hacer lo que mas le gustaba hacer: inundar y sembrar el pánico en el pueblo de Huanta.

- Jauuajua, ¡nunca me volverán a encerrar!, ¡nunca se librarán de mí!


Se reía y se burlaba, pensando que nunca se cansaría.

Pero como siempre, luego de un par de días, el toro caía rendido, dormido al fondo del lago.

Y esta vez, soltando las llaves que tan fuertemente sujetaba entre sus pezuñas. 


La viejecilla tomó las llaves, y volvió a poner al toro en su jaula.

Ahora las cuida mas que antes, pues sabe que, ante cualquier descuido, el toro las tomará y volverá a dejar su rastro de destrucción en Huanta.

Desde aquel día, la ultima vez que escapó, que el pueblo teme que otra vez el toro pueda e inundar la bella ciudad de Huanta.


++++++++++FIN++++++++++


Te recomendamos otras Leyendas del Perú




Comentarios