Leyenda Mapuche, el condor y la pastora



Erase una vez, una pastorcita sentada a la  orilla de un lugar llamado chacuña, que es una especie de pirca en media luna y el lugar donde las pastoras tejen.
Mientras miraba su ganado en el bofedal, la pastora tejía para entretenerse, de repente ve que un hombre se le acerca y le dice:
—Pastorcita, ¿por qué estás tan sola, no quisieras jugar un rato para entretenernos?

—No puedo, porque estoy tejiendo, si tú quieres espera a que termine.

El tatú y su capa de fiesta


Antes de empezar, aprender: Tatú: quirquincho o armadillo, es un animalito pequeño que se defiende escondiéndose
debajo de la tierra. Su carne es muy apreciada por los aymarás, que aprovechan su caparazón
de Vistoso dibujo para confeccionar el instrumento musical llamado "charango", típico del
Altiplano chileno-boliviano.

Cuentos para dormir, La Caperucita Roja (Adaptación)





Había una vez,  una linda niña que vivía en las afueras del bosque con su mamá.
Ella acostumbraba a vestir una capucha roja que le había regalado su padre, la vestía en invierno para cubrirse del frio y en verano para protegerse del fuerte sol.

Relato , el zorro que se enamoró de la luna


Érase una vez un pequeño zorro al que le gustaba pasear y conocer todos los rincones del gran valle en donde vivía.

Paseaba de día y de noche, con viento, lluvia, sol…. No le importaba si estaba cansado o con mucho sueño, pues la maravilla de conocer nuevos paisajes era demasiado grande como para dejar de buscar.

cuentos para niñas, Angela, la princesa pies de semillas


Ángela, la princesa pies de semillas




¿Sabías que muy al este de nuestro planeta existe un pequeño Reino llamado Catutis…? En donde vive una pequeña princesa, la famosa “Ángela Pies de Semilla”… ¿No? ¿Estás seguro?

Bueno, entonces  te contaremos una pequeña historia, la que cada cierto tiempo es recitaba en todos los rincones del pueblo, con la cual nadie puede evitar maravillarse por la bravura e inteligencia de la Princesa.

La pequeña niña nació con un increíble don que le fue regalado por Magna Mater, La Diosa de la tierra, un don con el que cada vez que se encuentra descalza y pisa el suelo, de sus blancos pies caen mágicas semillas, las que a los pocos segundos germinan y se convierten en hermosas plantas y árboles.